Panuts: La fase olfativa del vino

diciembre 20, 2021 Panuts: La fase olfativa del vino

Los aromas de un vino son numerosos. Lo que provoca un vino en la nariz es igual o más potente que lo que provoca en la boca. Es por ello que la fase olfativa es tan importante, esta puede revelar características de la bebida que no se aprecian al probarla.

Evidentemente, esto hace que la fase olfativa gane protagonismo en una cata. Para hablar correctamente de esta fase, primero hay que conocer su léxico.

 

Términos olfativos

Se conoce como “nariz” al olor del vino como un todo. Para referirse a algo más específico se pueden usar los términos “aromas” y “bouquet”. El aroma hace referencia a esos olores que provienen de la uva y la fermentación. El bouquet se refiere a los que provienen de la crianza en barrica o botella.

Además, a los aromas se les puede clasificar en tres categorías: primarios, secundarios y terciarios.

 

Orden para oler un vino

Primero, se debe oler el contenido de la copa cuando esta todavía no ha sido agitada. Esta primera parte emana un aroma diferente al de después de agitar.

Para que aparezcan los aromas secundarios se tiene que agitar la copa en movimientos giratorios circulares. Esto hará que empiecen a salir a flote nuevos olores.

Por último, los aromas terciarios obtendrán protagonismo al dejar reposar la copa luego de haberla agitado y haber captado los olores secundarios.

Es importante que la cata se lleve a cabo en un lugar donde no hayan otros aromas que puedan interferir con el del vino. Por ejemplo, tener una parrilla con comida al lado puede hacer que el olor de la bebida sea opacado.

 

Olores no aceptados

Es verdad que el vino tiene muchos aromas, pero estos no siempre son agradables. Esto puede deberse a errores en la elaboración o al paso del tiempo.

Estos son algunos de los olores que hacen que son negativos para un vino en una cata:

  • Azufre: cuando huele a azufre excesivamente es una característica negativa.
  • Suciedad: puede deberse a depósitos que no fueron limpiados correctamente.
  • Oxidado: ocurre porque el vino fue expuesto excesivamente a la luz.
  • Rústico: se trata de un vino que no ha recibido la cantidad correcta de oxígeno.

 

Conclusiones Panuts

Alentamos a empezar a ponerle atención a los olores en los vinos, ya que con práctica todos podemos ser expertos. El mundo olfativo de un vino es algo digno de explorar, podrás conocer las características de la bebida antes de probarla y disfrutar de una cata más instruida.

 

0/5 (0 Reviews)